Autor Tema: Ley de Leibniz y la indiscernibilidad de los idénticos

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

11 Mayo, 2014, 03:40 am
Leído 3339 veces

arkady-svidrigailov

  • $$\Large \color{#5e8d56}\pi\,\pi\,\pi$$
  • Mensajes: 292
  • Karma: +0/-0
  • Sexo: Masculino
Hola, estaba leyendo sobre filosofía, y en lo que se refiere a la ontología, entre los principios están 4 de los cuales 3 ya los había escuchado hablando de matemática. Busqué por ahí y veo que se puede expresar en lenguaje de segundo orden. Entonces, ¿esto forma de alguna axiomática o algo? Saludos.

http://es.wikipedia.org/wiki/Identidad_de_los_indiscernibles

02 Junio, 2014, 05:09 am
Respuesta #1

delacruz

  • $$\Large \color{#6a84c0}\pi$$
  • Mensajes: 20
  • Karma: +0/-2
  • Sexo: Masculino
Hola  arkady-svidrigailov,

Daré mi discutible opinión. El principio ontológico está un nivel por debajo del axioma. El axioma en matemáticas es una proposición que se acepta sin demostrar porque se considera evidente. En algunos casos el principio ayuda a constatar tal evidencia y en todos los que el principio se viola al pretendido axioma se desecha. Como cualquier proposición en matemáticas, el axioma está lleno de forma pero vacío de contenido. Mientras que el principio está lleno de contenido y vacío de forma. El axioma en definitiva está hecho para que lo utilicen. El principio, para que lo respeten. Incluso si conseguimos axiomatizar un principio la discusión anterior sigue siendo válida porque lo que estamos haciendo con ello es mutilarlo de todas sus partes menos la que cabe en una proposición y ya no sería un principio. Así por ejemplo los principios de contradicción y de tercero excluido juntos justifican la confianza que tenemos en la bondad de la demostración matemática por reducción al absurdo, mientras que el principio de razón suficiente nos empuja a la demostración misma en matemáticas. Pero el principio de razón suficiente no lo pensó Leibniz para hacer demostraciones en matemáticas sino para motivar cualquier tipo de existencia fruto de la idea que tenía de Dios. El principio de identidad de los indiscernibles es una especie de economía divina, convencido de que Dios no produce en serie, de que nunca hace dos objetos idénticos, lo sustentaba en base al principio de razón suficiente, a la existencia de un número infinito de mónadas y la unicidad de cada una de ellas. Luego no sería realmente un principio porque deriva de otros.